Los pozos profundos han sido de gran utilidad en el desarrollo de las civilizaciones, a lo largo del tiempo. Si bien se han desarrollado una gran variedad de técnicas para perforar el subsuelo, la profundidad del pozo se determina realizando una serie de estudios previos para cumplir las necesidades del proyecto.  

La perforación de pozos profundos en realidad son obras para captación vertical diseñadas para la explotación del agua freática del subsuelo, o también conocida como manto acuífero. El traslado de el líquido a nivel del suelo se lleva a cabo mediante bombas motorizadas.   

Los pozos y perforaciones presentan diversas profundidades de acuerdo con las necesidades del proyecto, y los volúmenes del agua
que se busca. En general, existen tres clases de pozos profundos: los excavados, los aforados y los hincados. La elección de cada tipo de pozo depende de la profundidad que se requiera.

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: info@fultum.com.mx